Word o Power Point

deep impact on planet color-spettacolopuro-flickr A la hora de expresar una idea con la intención de que sea entendible por un tercero, suele ser muy habitual que nos encontremos con la disyuntiva del soporte informático que vamos a utilizar. Esta elección normalmente gira en torno a utilizar un procesador de textos (en el título he utilizado Microsoft Word para resumir) o un presentador de diapositivas (Power Point, idem). De hecho, en toda oficina existen fervientes partidarios y detractores de ambos soportes; si éstos coinciden en un equipo las discusiones sobre el soporte a utilizar soporte se pueden alargar durante largos minutos hasta que el responsable del equipo decide cortar. Finalmente se impone el formato preferido del jefe.

Pero debajo de esta disyuntiva meramente informática subyace otra mucho más relacionada con el lenguaje y la comunicación. Un "procesador de textos" se presta más a desarrollar y expresar la idea con texto, mientras que un "presentador de diapositivas" utiliza de manera preferente las imágenes, los dibujos y los diagramas. Los "profesionales prácticos" prefieren el procesador mientras que los "profesionales creativos" prefieren las diapositivas. El “profesional práctico” no quiere perder el tiempo dibujando, prefiere desarrollar la idea rápidamente en texto. El profesional creativo prefiere invertir un poco más en mostrar la idea apoyándose en la imagen.

En mi periplo profesional de oficina, me he encontrado con partidarios y detractores de ambas formas de comunicación y personalmente tengo que romper una lanza por los "creativos", mucho más respetuosos con los "prácticos". El "profesional práctico" suele despreciar las presentaciones en Power Point, no suelen ver la utilidad y sí el tiempo que se pierde en crear las presentaciones. Se quedan en la forma y no quieren ver ni entender el fondo; es como la persona que no escucha. De hecho, suelen bromear sobre las habilidades del "creativo" con el Power Point. Sinceramente, nunca he contemplado la actitud contraria.

Desgraciadamente para los "prácticos", está demostrado que los "profesionales creativos" tienen mayor tasa de éxito a la hora de vender sus ideas. Un ejemplo, las grandes firmas, sobre todo las consultoras de estrategia, suelen disponer de un departamento "creativo" que refleja en diagramas, imágenes y dibujos las ideas de los consultores con el objetivo de conseguir la venta. Todos los buenos profesionales saben crear una imagen adecuada para expresar sus ideas y son capaces de darle el valor que tiene.

Pero, ¿por qué son preferibles las imágenes, los dibujos y los diagramas a la hora de expresar una idea?

La respuesta es que el ser humano no piensa en palabras y frases. Sólo pensamos en figuras y/o imágenes. Las palabras son la materia prima del pensamiento. Al hablar o leer, ese asombroso instrumento, la mente, convierte automáticamente las palabras y frases en imágenes mentales. Cada palabra, cada frase, crea una imagen mental un poco distinta. Además, las imágenes se quedan grabadas en nuestra mente con mucha más facilidad que las palabras y permanecen en ella durante mucho más tiempo, es más sencillo impactar a nuestro interlocutor, que es el objetivo de la comunicación.

Pero como siempre, en la mesura está la virtud, Una idea escrita, representada de manera gráfica o por medio de un diagrama, tiene muchísima más capacidad de venta que una idea que se expone sólo de manera oral. No nos quedemos en lo superfluo: word o power point.

En esta ocasión hay que acudir el refranero popular:

Una imagen vale más que mil palabras

top