Mejorando la concentración

A cada paso una inspiración y a cada inspiración una barrida. Paso - inspiración - barrida. Paso - inspiración - barrida.

MOMO - Michael Ende
¿Cuánto tiempo perdemos en nuestro tiempo libre preocupándonos por acontecimientos pasados o futuros?. ¿Cuántas veces las obsesiones no nos dejan disfrutar del presente con plenitud?. Al igual que ocurre en nuestros momentos de ocio, esa falta de concentración es también uno de los peores enemigos de la productividad.

Las preocupaciones nos llevan a no escuchar a los que queremos, a comer deprisa, a no mirar a nuestro alrededor mientras caminamos, ... Vivir el presente, es sin lugar a dudas, la única manera de disfrutar la vida plenamente. Si conseguimos concentrarnos en el momento disfrutaremos más de la comida, de los amigos, de la familia, lograremos obtener mayor beneficio y placer de todo ello: escuchando y entendiendo a los demás evitamos desencuentros, mirando a nuestro alrededor podemos encontrar ese piso que tanto buscábamos, comiendo despacio podemos mejorar las digestiones...

De la misma manera, en nuestro trabajo diario podemos ser mucho más productivos si nos concentramos en lo que estamos haciendo y evitamos las distracciones.

7 consejos para mejorar la concentración:

  1. La mono-tarea. Al contrario que las máquinas, los humanos somos más productivos si nos centramos en una sola tarea. Las máquinas por suerte no poseen nuestra capacidad de dispersión. Un ejemplo muy claro es internet: lo abrimos para buscar un concepto, mientras cargamos unos cuantos resultados de búsqueda abrimos el correo y vemos un chismorreo de un amigo que nos lleva a un periódico digital donde encontramos una noticia que nos interesa mucho... Cuando nos queremos dar cuenta hemos perdido una hora y no nos acordamos ni de lo que queríamos hacer en un principio.
  2. No trabajes deprisa. Piensa lo que haces, hazlo despacio. Esto ayuda a centrarse en la tarea. "Las prisas nunca fueron buenas consejeras" dice la sabiduría popular.
  3. No te cargues de tareas y objetivos. Hay que ser consciente de la capacidad de cada uno y no decir a todo que sí. Las tareas planificadas para un día, una semana, un mes... deben de ser realistas. Un exceso de tareas sólo lleva a saltar de una a otra sin finalizar ninguna.
  4. Planifica descansos entre tareas. Un descanso es una buena recompensa cuando finalizas una tarea. También ayuda a prepararse para la siguiente.
  5. Dedica 5 minutos al día a no hacer ni pensar en nada. Es una buena forma de aprender a desconectar de las obligaciones y las preocupaciones.
  6. Procura tener la mente ocupada con lo que estás haciendo y no con otras preocupaciones.
  7. En tu tiempo libre disfruta de las "cosas pequeñas" aunque sean cotidianas: la partida de tute, el vino, los hobbys, la vuelta a casa después del trabajo, ...
Artículos relacionados:
top