PARA EVITAR EL ESTRÉS:
Basado en el método GTD (Getting Things Done) de David Allen.

Vacía tu mente.
Libera la mente de todas las tareas que tiene pendientes, guárdalas en un lugar específico. De esta manera la mente puede concentrarse en la realización efectiva de las mismas.

No acumules tareas, dales salida rápido.
Intenta tener tu lista de tareas limpia. Tampoco apuntes en tu lista tareas que lleve menos de dos minutos realizar, simplemente hazlas.



PARA CENTRARSE EN LO IMPORTANTE:

Basado en mi propia experiencia.

Márcate objetivos.
Tanto profesionales (mejorar de posición en la empresa, cumplir con los plazos de ese proyecto, ...) como personales (comprar un coche, hacer un viaje, ...). Lo ideal es disponer de objetivos a largo plazo que se puedan ir concretando a corto plazo, por ejemplo los objetivos anuales en mensuales, los mensuales en semanales, y finalmente los semanales en tareas diarias... Esto te ayudará a distinguir cuáles son las tareas importantes que contribuyen al cumplimiento de tus objetivos.

Sé proactivo.
Está muy instaurado en nuestra cultura de trabajo que una persona ocupada es una persona importante. Nada más lejos de la realidad, las personas más eficientes y efectivas que he conocido son personas que parecen "poco ocupadas" y tranquilas, además suelen tener tiempo para disfrutar de su vida personal. La actitud en el trabajo es muy importante, podemos ser reactivos y atender a las urgencias que nos van llegando a lo largo del día, o podemos ser proactivos y centrarnos en lo que es importante, es decir aquellas tareas que van a contribuir al cumplimiento de nuestros objetivos. El resolver tareas urgentes sólo conduce a la frustación: sensación de no tener control sobre nuestro trabajo, de terminar el día sin haber realizado nada de provecho...

Escribe las tres tareas más importantes a realizar durante el día.
Escríbelas en un papel, en tu escritorio, en cualquier sitio que tengas a mano. Revísala a lo largo del día y comprueba cuántas eres capaz de completar.

Evita las distracciones y céntrate en tus tareas importantes, al menos durante una hora.
Cuando decidas abordar una tarea importante céntrate en ella y no permitas que nada te distraiga. Apaga el correo, el teléfono e intenta aislarte de cualquier distracción.

Revisa tus objetivos periódicamente.
Fíjate un día a la semana para reunirte contigo mismo y revisar tu calendario, tu lista de tareas y tu lista de objetivos.
Revisa las tareas finalizadas en el período anterior y las que quieres llevar a cabo en el próximo.

Enlaces interesantes:
Artículos relacionados:

0 comentarios:

top