La efectividad. Otro punto de vista.

Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito.

Aristóteles
He comenzado de nuevo la lectura del libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva del autor Stephen R. Covey. En la primera parte "paradigmas y principios" dedica un capítulo a cómo usar el libro. En él recomienda cambiar el paradigma del uso del material pasando del rol de discípulo al rol de maestro, en lo que llama un enfoque de dentro hacia fuera. Para ello recomienda leer con la idea de compartir lo aprendido en las 48 horas siguientes. Así que aquí estoy compartiendo uno de los principios asimilados en la primera parte de este libro.

Este principio es lo que el autor denomina "equilibrio P/CP". P es la producción de los resultados deseados y CP es la capacidad de producción, la aptitud o el medio que produce los resultados. Si aplicamos nuestra lógica productiva a este cociente diremos que cuanto más hagamos (P) más efectivos seremos, pero el cambio de paradigma que Stephen R. Covey expone es que la esencia de la efectividad está en el equilibrio entre ambos factores. Algunos ejemplos:
  • Uno muy claro, cuando vamos al límite de nuestras fuerzas para producir más (incrementar P) y enfermamos o quedamos exhaustos, incapaces ya de producir nada porque nuestra CP ha desaparecido. No es éste un modo efectivo de enfrentarse al trabajo.
  • Otro ejemplo en sentido contrario es el del estudiante eterno, continuamente formándose (incrementando CP) pero que no aplica esos conocimientos en producir nada, es decir, no trabaja, no es efectivo.
  • Relacionado con lo anterior, tenemos el de la persona o equipo que se dedica a aplicar un área de conocimiento (generar P) sin una formación previa en dicha área (CP). Si no invertimos continuamente para mejorar nuestra CP, limitamos severamente nuestras opciones.
  • Aplicado a los bienes humanos de la organización tenemos un ejemplo entre clientes (P) y empleados (CP). Si cuando los resultados de la empresa son malos una empresa despide a sus empleados menos rentables, ¿por qué no hace lo mismo con sus clientes poco rentables? Este principio habla de que la empresa tiene que tratar a sus empleados como le gustaría que sus empleados trataran a sus mejores clientes. Si la empresa tiene empleados descontentos sus clientes estarán mal atendidos.
  • Aplicado a la planificación tenemos el de la persona que actúa sin pensar, en contraposición al que planifica y no actúa. Sólo en el equilibrio está la efectividad.
Existen infinidad de ejemplos más, incluida la fábula de Esopo de la gallina de los huevos de oro. Según el autor, "esto es válido para todos los aspectos de la vida. Podemos trabajar con él o contra él, pero ahí está. Es un faro. Es la definición y el paradigma de la efectividad sobre los cuales se basan los 7 hábitos expuestos en este libro".

Enlaces:
Artículos relacionados:

0 comentarios:

top